Logo La República

Lunes, 17 de junio de 2024



FORO DE LECTORES


Los Bonos Verdes

Daniela Araya daniela.araya@cr.gt.com | Viernes 17 mayo, 2024


Daniela Araya


El concepto de cambio climático se ha arraigado como un desafío global que trasciende fronteras y afecta todas las esferas de la vida humana. Desde la presentación inicial de la teoría del efecto invernadero en 1896 por Svante Arrhenius, hasta los eventos climáticos extremos que marcaron hitos en la conciencia mundial, como el verano de 1988 en Estados Unidos, el debate sobre el cambio climático ha tenido una evolución rápida y constante.

A pesar de los desacuerdos iniciales, la evidencia científica ha demostrado la clara conexión entre las actividades humanas en el aumento de las temperaturas globales. La urgencia de abordar el cambio climático ha llevado a una innovación en los instrumentos financieros. Este reconocimiento llevó a la creación de instituciones como el Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), cuyo primer informe en 1990 sentó las bases para la acción internacional y la consecuente creación de los bonos verdes.

Los tratados internacionales han sido la respuesta concertada en la comunidad internacional a la amenaza del cambio climático, reflejando la necesidad de una acción coordinada y vinculante a nivel global. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (1992), durante la Cumbre para la Tierra en Río de Janeiro, marcó un hito en el reconocimiento de la necesidad de estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero. Posteriormente, el Protocolo de Kioto en 1997 y el Acuerdo de París en 2015 delinearon compromisos más específicos para reducir las emisiones y limitar el aumento de la temperatura global.

Costa Rica ha cimentado su imagen a nivel internacional como país verde, y avanza en su transición hacia una economía verde y con cero emisiones de carbono para 2050. El país ha tomado medidas significativas, como la firma de tratados y compromisos internacionales como lo es la Agenda 2030 y el Acuerdo de París, que han proporcionado un marco internacional vinculante para el desarrollo de programas y acciones concretas orientadas hacia una economía verde. Cada uno de estos compromisos conlleva acciones específicas que el país debe cumplir para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Sin embargo, para financiar estas iniciativas el sector financiero costarricense ha en los últimos años facilitando la implementación de proyectos sostenibles a través de instrumentos como los bonos verdes.

Dentro de este marco, los bonos verdes han surgido como una herramienta innovadora para movilizar fondos hacia proyectos ecológicos y sostenibles. Estos bonos, canalizan inversiones exclusivamente hacia iniciativas medioambientalmente responsables. El sistema financiero costarricense ha respondido positivamente a esta necesidad, con emisiones de bonos verdes realizadas por las entidades previamente mencionadas.

Estas emisiones han atraído inversores tanto nacionales como internacionales, permitiendo la financiación de una amplia gama de proyectos ambientales. Los bonos verdes no solo representan una respuesta financiera innovadora para abordar el cambio climático y promover la sostenibilidad, sino que también simbolizan un compromiso colectivo.







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.