Logo La República

Lunes, 17 de junio de 2024



FORO DE LECTORES


Tributación de la Economía Digital

Arianna Alfaro arianna.alfaro@cr.gt.com | Lunes 20 mayo, 2024


Arianna Alfaro


La economía digital ha catalizado una transformación global en la forma en que las empresas crean y distribuyen valor, desafiando las normas fiscales establecidas. Este nuevo panorama ha motivado a las administraciones tributarias a diseñar estrategias innovadoras y efectivas para captar ingresos fiscales.

El auge de las plataformas digitales, el comercio electrónico y los servicios en la nube ha redefinido las fronteras geográficas tradicionales, presentando un nuevo desafío para las administraciones tributarias.

La generación de valor mediante activos intangibles como datos y algoritmos ha hecho que sea difícil aplicar las reglas de "Establecimiento Permanente" (EP). Además, el crecimiento del streaming, la publicidad digital y otras actividades en línea ha transformado el concepto de presencia física, lo que complica la atribución de ingresos fiscales a nivel local y expone brechas en la normativa existente.

Para afrontar estos desafíos, las administraciones tributarias a nivel internacional están implementando diversas estrategias, entre las que se incluyen:

Innovaciones en la tributación digital: España y Francia están al frente en la implementación de tributos específicos para servicios digitales, abarcando desde la publicidad en línea hasta la comercialización de datos.

Extensión del IVA a servicios digitales: Diversos países están ampliando el alcance del IVA para incluir servicios digitales como los que proporcionan algunas plataformas de transmisión en línea, asegurando así la recolección de impuestos de consumo en los lugares donde efectivamente se utilizan estos servicios. En Costa Rica, la adopción del IVA para servicios digitales ha fortalecido la recaudación fiscal de este sector.

Cooperación global en materia tributaria: El Marco Inclusivo sobre BEPS, también conocido como BEPS 2.0, es una iniciativa liderada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Grupo de los 20 (G20) para abordar la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (Base Erosion and Profit Shifting o BEPS, en inglés).

El marco tiene como finalidad establecer un conjunto de disposiciones fiscales que aseguren que las empresas multinacionales cumplan con obligaciones tributarias proporcionadas y adecuadas en las jurisdicciones donde generan valor y obtienen ingresos, mitigando así la evasión y elusión fiscal.

Ahora bien, por su parte, Costa Rica ha realizado avances significativos en la tributación digital con la implementación de la Resolución “Reforma Cobro y percepción el impuesto sobre el valor agregado sobre servicios digitales transfronterizos”. Esta Resolución tiene como objetivo aplicar el IVA a la compra o consumo de servicios digitales proporcionados por proveedores extranjeros, de acuerdo con el Artículo 30 de la Ley de Impuesto al Valor Agregado, introducido con la reforma fiscal.

Además, Costa Rica ha dado pasos importantes para fortalecer la transparencia y el cumplimiento tributario en la economía digital mediante la implementación del reciente Proyecto que promueve el intercambio automático de información llamado: “Resolución sobre Intercambio Automático de Información respecto de los Vendedores que Realicen Actividades Relevantes a través de Plataformas Digitales”. Este proyecto, que se enfoca en los vendedores que realizan actividades a través de plataformas digitales, busca asegurar que todas las transacciones digitales sean debidamente reportadas a la Administración Tributaria.

La economía digital ha alterado profundamente las bases de los sistemas fiscales convencionales, forzando a las administraciones tributarias a reestructurar sus marcos normativos. Costa Rica ha dado pasos significativos con la implementación del IVA en servicios digitales y sigue trabajando en robustecer su enfoque para capturar los ingresos fiscales generados por la economía digital. Sin embargo, la naturaleza cambiante y globalizada de las actividades digitales presenta desafíos continuos que requieren una adaptación constante de las políticas tributarias. En aras de hacer frente a estos retos, las empresas que operan en Costa Rica deben mantenerse actualizadas y alineadas con las normas locales e internacionales.

Por último, en este entorno, las empresas que buscan crecer y prosperar en la economía digital deben ser proactivas en su estrategia fiscal, comprendiendo y cumpliendo con las normativas existentes y anticipando futuras regulaciones.

Esta perspectiva no solo evita sanciones y conflictos con las autoridades tributarias, sino que también garantiza un reparto equitativo de las responsabilidades fiscales, impulsando un entorno más sostenible para el crecimiento económico global.







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.