Logo La República

Martes, 23 de julio de 2024



NACIONALES


Política monetaria es muy conservadora según economistas

Competitividad de Costa Rica está en riesgo por tipo de cambio del dólar y altas tasas de interés

Sectores productivos comienzan a reportar desaceleración y culpan al Banco Central

Tatiana Gutiérrez Wa-Chong tgutierrez@larepublica.net | Martes 16 abril, 2024


Silvia Jiménez
“Los desvíos prolongados respecto a la meta de inflación como los actuales, nunca son una buena señal económica y podrían generar desempleo”, aseguró Silvia Jiménez, gerente de Inversiones del Mercado de Valores. Archivo/LA REPÚBLICA.


La competitividad de Costa Rica para atraer inversión extranjera directa y generar más y mejores puestos de trabajo está en grave riesgo, no solo por la competencia de otros países, sino también por la inacción del Banco Central para controlar el tipo de cambio del dólar y las altas tasas de interés.

Al finalizar el primer trimestre del año, los sectores productivos comienzan a reportar desaceleración en su crecimiento y lanzan voces de alerta por cuantiosas pérdidas económicas.

La lluvia de críticas recae sobre el Banco Central de Costa Rica (BCCR), que estaría utilizando de una forma muy conservadora los instrumentos de política monetaria, lo cual, ha permitido no solo la apreciación del colón frente al dólar en un 25% en un año y medio, sino también una reducción de la Tasa de Política Monetaria (TPM) a cuentagotas.

Esto último, ha hecho que los créditos mantengan altísimos intereses que no son congruentes con la deflación que se reporta hace 11 meses, según los economistas y otros líderes productivos.

De no tomar cartas en el asunto, muchas pequeñas empresas con deudas e ingresos en dólares podrían quebrar, lo cual implicaría la pérdida de incontables empleos en el turismo y el sector exportador.

Asimismo, habría una desaceleración económica importante al reducirse la inversión extranjera directa debido a las malas condiciones del país.

Para el 2024, Costa Rica crecerá un 3,8% según el Banco Mundial, lo que representa un descenso significativo en relación con el 5% del PIB que se reportó el año pasado.

“La TPM es un indicador que sirve para fijar las tasas de interés en los créditos de los bancos públicos y privados. Cuanto más alta sea la TPM, más altos serán los intereses de los créditos, lo que contrae la inversión y el empleo. Por otra parte, el dólar a la baja afecta a sectores productivos que dependen de dólares como los exportadores, el turismo y todas las empresas de zonas francas, quienes reciben sus ingresos en esa moneda”; dijo Daniel Suchar, analista financiero.

Lea más: Dinero sucio sí podría ingresar al mercado, pero no masivamente para alterar el tipo de cambio, según expertos

La principal recomendación es que la baja sea más rápida en la TPM y que no se afecte a los sectores productivos.

Lea más: Baja inflación, tipo de cambio barato y tasas de interés reducidas: Así sería el 2024

Este índice también influye en la demanda del dólar y, por supuesto, en el tipo de cambio del dólar, de manera tal que a mayor demanda, menor será la apreciación del colón y más altas las utilidades de las empresas.

“La economía en general está pasando por un estrés cambiario, pues la caída del tipo de cambio afecta a los exportadores de bienes y servicios, cuyos ingresos son en dólares y sus costos en colones”, aseguró Shirley Saborío, vicepresidenta del Consejo Nacional de la Competitividad.

En el último año, el Banco Central se ha negado a reducir la TPM más rápidamente con el objetivo de evitar que la inflación se salga de control; sin embargo, el INEC ya reporta 11 meses seguidos con deflación; es decir, con índices negativos que favorecen al consumidor.

Aunque esta situación parece positiva, lo cierto del caso es que sería un espejismo, ya que una deflación prolongada implica estancamiento.

“La política monetaria y cambiaria seguidas por el Banco Central han encarecido los bienes y servicios del país en términos reales, a tal nivel que la competitividad de Costa Rica ha retrocedido ocho años, mientras que los costos de producción, salarios, cargas sociales, impuestos, tasas de interés, durante dicho período, han mantenido un ritmo creciente que pone a los sectores productivos en problemas serios de liquidez y flujo de caja”, indicó Corrales.


Lento retroceso


La tasa de política monetaria refleja una caída desde enero del 2023 hasta la fecha.

Sin embargo, su reducción a cuenta gotas hace que los créditos paguen todavía altos intereses.

Los sectores productivos demandan más velocidad en esta área.

1 de enero 2023 9
15 de marzo 2023 8,5
21 de abril 2023 7,5
15 de junio 2023 7
27 de julio 2023 6,5
26 de octubre 2023 6,25
21 de diciembre 2023 6
19 de enero 2024 5,75
22 de marzo 2024 5,25


Urgen cambios


Un giro rotundo en la política monetaria del Banco Central recomiendan los economistas

Luis Alvarado

Analista económico y bursátil
Acobo Puesto de Bolsa

Nos preocupa la deflación que se está reportando ya que esto propicia un escenario donde hay un incentivo en los consumidores para posponer sus gastos a la espera de que los precios sigan cayendo aún más, lo que lleva a una disminución del gasto y la inversión, propiciando menor crecimiento económico, y por ende se incrementa el desempleo.

Ivannia Campos

Economista Finanzas Corporativas e Inmobiliarias, Banca de Inversión y mercado de valores

La baja en la inflación por un largo plazo tiene su lado perverso en la economía, ya que puede desincentivar el gasto en consumo, porque la gente espera que todavía esos productos puedan bajar más, esto hace que las empresas empiecen a disminuir su producción y ante menores ingresos, el desempleo aparece.

Gerardo Corrales

Economista
Economía Hoy

Las actuaciones del Banco Central, encarecen los bienes y servicios en términos reales, a la vez, que promueven un tipo de cambio del dólar a la baja y con ello se afecta el empleo y la sobrevivencia de las empresas.

Se requiere la misma agresividad mostrada cuando la inflación estaba creciendo y cuando la TPM llegó a 9% en pocos meses.

Silvia Jiménez

Gerente de Inversiones
Mercado de Valores

El Banco Central busca mantener la estabilidad de la inflación en línea con el crecimiento económico; pero desvíos prolongados respecto a su meta como los actuales, nunca son una buena señal económica.

Si los consumidores y empresas creen que los precios van a seguir bajando, pospondrán sus decisiones de consumo e inversión lo que hace que las empresas tengan que bajar precios ante la menor demanda, ajustarán sus costos ante los menores ingresos y podría generar desempleo, entrando en un círculo vicioso.

Daniel Suchar

Analista financiero
Independiente

El Banco Central tiene que hacer toda una reversión de los ajustes que se dieron cuando la inflación estuvo alta y el tipo de cambio estuvo en ȼ700, como, por ejemplo, ampliar las horas en las que se negocia en Monex y si se quiere soltar más colones mediante el encaje mínimo legal y bajar las tasas de política monetaria con respecto a la deflación.

Esta reducción en la tasa de política monetaria puede tener impactos positivos en la estabilidad financiera y en la competitividad del país.

Shirley Saborío

Vicepresidenta
Consejo Nacional de la Competitividad

Es de esperar que el Banco Central baje la tasa de política monetaria a un ritmo mayor, pues se deben sopesar los efectos que esta situación genera en la economía real, como lo es la no sustitución de algunas plazas de trabajo en empresas.



NOTAS RELACIONADAS








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.