Logo La República

Lunes, 17 de junio de 2024



FORO DE LECTORES


Ley para combatir la contaminación: te transformas o te trastornas

Redacción La República redaccion@larepublica.net | Lunes 20 mayo, 2024


Rafael Suarez


Rafael Saurez Barboza,

Presidente Cámara Costarricense de Pymes

rsaurez@ccpymescr.org

Hace unas semanas entró en vigor la denominada “Ley para combatir la contaminación por plástico y proteger al medio ambiente 9786”, que deben cumplir todos en Costa Rica, incluyendo las micro, pequeñas y medianas empresas, Mipymes.

Aunque las normativas que imponen límites y prohibiciones siempre serán incómodas, en muchas ocasiones como ésta, es necesaria, pues de no ser así sería imposible modificar los hábitos de consumo de empresas y personas que por años han contaminado nuestro único hogar, el planeta.

Por lo anterior, es necesario que se entiendan las regulaciones y su relevancia en variados ámbitos, en especial, en los negocios que dentro de sus procesos involucran prácticas empresariales vinculadas a la ley, ya que tienen la obligación moral y legal de mantenerse informadas y poner en práctica las regulaciones enfocadas en el uso mínimo de productos de plástico. Algunas de estas nuevas normativas se describen a continuación:

• Prohibición de pajillas de plástico (Art 3)-: Se niega por completo la comercialización de las pajillas de plástico, con el objetivo de intentar que las mismas salgan del mercado en todo el territorio nacional, en vista de que su degradación natural lleva años en darse cuando su efecto de uso es innecesario.

• Prohibición de bolsas plásticas (Art 4)-: Queda totalmente prohibido el uso y comercialización en el mercado de bolsas plásticas en establecimientos como supermercados y otros, cuya intención es transportar bienes hasta su destino final. Sin embargo, existen excepciones a la norma, específicamente en negocios que proveen productos perecederos como la carne, frutas y verduras, debido a que requieren el uso de estas bolsas como indispensable para una adecuada conservación alimentaria.

• Botellas de plástico (Art 5)-: Toda clase de comercio de botellas de plástico de un solo uso tienen la obligación de cumplir con normativas que establecen que uno de los componentes principales del plástico -denominado “resina”- sea reciclada, de manera que permita una mayor cantidad de usos a la misma. Además, se debe considerar ser partícipes activos de uniones sociales enfocadas en la recuperación de residuos, como son los municipios y/o similares programas que velan por temas relacionados al reciclaje, entre otros.

Es importante destacar que algunas instituciones como el Ministerio de Salud, en conjunto con el Instituto de Normalización de Costa Rica, próximamente harán público un informe en donde darán a conocer las normativas técnicas, específicamente respecto a los artículos 4 y 5 anteriormente descritos de forma breve. Dicho documento, que espera publicarse el 21 de agosto del 2024, tiene como finalidad cooperar con el cumplimiento adecuado de las regulaciones relacionadas al uso y comercialización de botellas y bolsas de plástico en territorio nacional. Cabe añadir que esta guía abarca regulaciones específicas en locales e implica nuevas prohibiciones como cobro de tributos y la promoción de estándares mínimos de conservación en algunos alimentos que así lo requieren, además de brindar alternativas que las empresas pueden considerar para generar mayor sostenibilidad ambiental, de forma que al momento de laborar se esté apoyando el bienestar del medio ambiente.

Las medidas que ponen límites al consumo de plástico de un solo uso retan una vez más al sector Mipyme, el cual es más sensible, pues el manejo de sus costos es al límite y están inmersos en una cantidad de retos operativos importantes. Si aunado a ello, se le suma ahora cumplir esta normativa, no hay duda que causa más estrés empresarial y generará inevitablemente la elocuencia del adagio “te transformas o te trastornas”.

Necesaria para nuestro planeta

La ley 9786 busca influenciar no solamente a las empresas en los ámbitos mencionados anteriormente, sino que asimismo dará énfasis en la educación para clientes y empleados, de manera que al implementar estrategias donde se promueva valores sociales, se proyecte una imagen de sí misma positiva y beneficiosa, tanto para sus empleados como a sus respectivos clientes.

Al momento de considerar varios aspectos en los cuales hace enfoque, se puede hacer referencia a la economía circular dentro de las empresas, en vista de tener que darle mayor importancia a la administración de residuos, poniendo en práctica el reciclaje, la limitación de productos plásticos de un único uso, etc., lo cual podría generar oportunidades económicas en beneficio de los diversos entes, fomentar el uso de procesos sostenibles e inclusive puede llegar a dar mayores oportunidades.

Sin embargo, no son temas nuevos, se sabe que Costa Rica es reconocido internacionalmente por su “imagen verde”, la cual todos disfrutamos, y las empresas deben aprovecharlo para ser parte de esta forma de vivir.

Hoy más que nunca un buen mercadeo puede generar una propuesta de valor de empresa ecológica. Desde este punto de vista, el cambio hacia empresas que usen cero plásticos en sus empaques de un solo uso, y la conciencia de ser un parque empresarial que recicla, debe ser lo común.

Aun no tenemos datos de cómo será el impacto de la implementación de esta ley, pero desde la Cámara Costarricense de Pymes estaremos expectantes, con lápiz en mano y con la actitud de colaboración que nos caracterizan para ayudar al sector. Estaremos pendientes de cómo se están adaptando las Mipymes a esta nueva normativa, que ciertamente es invasiva en temas de costos y prácticas, pero necesaria por y para nuestro planeta.







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.