Logo La República

Sábado, 20 de julio de 2024



COLUMNISTAS


Necesita Costa Rica una línea aérea

Carlos Denton cdenton@cidgallup.com | Miércoles 19 julio, 2023


Para los que por razones de trabajo tenemos que viajar con cierta frecuencia en la región lo más deseable es tomar vuelos que salen de San José y que aterrizan directamente en la ciudad destino. Estamos todos cansados de tener que visitar a uno de dos hubs – el de San Salvador o el de Panamá para llegar a casi cualquier lugar. Se consumen horas y horas transitando por esos dos aeropuertos.

En el caso del de San Salvador la verdad es que es sucio y pequeño para el volumen que maneja, pero generalmente eficiente. El Hub de Panamá es grande y limpio pero muy mal administrado. La última vez que pasé por Tocumen tuve que trasladarme de Terminal 2 a Terminal 1 – la parte más lejana. De seis aceras eléctricas móviles tres estaban fuera de operación. No hay basureros y poco lugar de sentarse para esperar vuelos. Para transitar San Salvador se necesita 90 minutos mientras que para Panamá un mínimo de dos horas y media a tres horas.

Lamentablemente TACA (ya desaparecido) tuvo que cerrar su hub en Costa Rica por la incapacidad de Aviación Civil de llegar a un acuerdo para permitir que el concesionario prosperara. Por años entre viajeros frecuentes el Santamaría inevitablemente incluía un viaje en bus al avión de salida y también al regreso. Por varios años no había mangas. TACA le rogaba al gobierno pidiendo que arreglara, pero al final cerro el hub.

El ejecutivo panameño que viaja disfruta de la vida en contraste a su homologo costarricense. El primero puede volar directamente y sin escalas a más de 80 destinos en el hemisferio y otros tanto en Europa desde Tocumen. El costarricense con suerte disfruta de acceso a unos 30 aeropuertos de forma directa.

Los que tenemos más edad recordamos los días cuando el país tenía su línea aérea propia—LACSA. No operaba mucho según itinerario, no ofrecía clase ejecutiva, pero sí ofrecía servicio personalizado y directo a una variedad de lugares. Los tripulantes de cabina conocían por nombre a varios pasajeros e igual los viajeros a los trabajadores de la línea. Y no hay que olvidar que desde temprano LACSA ofrecía whisky – incluso con los desayunos.

No estuvo bien administrado LACSA – y se estima de que en cada vuelo un treinta por ciento volaba gratuitamente por ser funcionarios públicos o ciudadanos con un bloque de acciones.

Es muy difícil comenzar una línea aérea nueva pero una alternativa sería convencer a otra compañía ya establecida que pusiera hub en el Santamaría. Pudiera ser una de las sudamericanas o si no una estadounidense que comienza a volar entre las ciudades con “cielos abiertos” que en Centroamérica son Guatemala, Tegucigalpa, Managua y San José. Panamá y El Salvador protegen a la línea aérea que opera el hub y por ende esos países no tienen una industria de turismo serio como Costa Rica y Guatemala.

El punto es que se necesita línea área que usa San José como hub pero que no insista en protección de competencia.

NOTAS ANTERIORES


Otra empresa posible

Viernes 19 julio, 2024

Las empresas pueden (y deben) cambiar; pueden convertirse en maquinarias para hacer el bien







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.